¿Cómo hacer que mis clientes me amen?

Lo que hace que cualquier negocio funcione son los clientes. Ellos son el alma, el motor de cualquier negocio, es más, si no fuera por ellos no habría negocio para empezar.

Es por esto que los esfuerzos del negocio deben estar en la satisfacción del cliente.

¿Cómo hacer que mis clientes me amen?

Satisfaccion del cliente

Cuida la experiencia de tus clientes.

En la actualidad, habiendo una gran competencia en casi todos los negocios, la experiencia lo es todo.

Si tienes que elegir entre 2 servicios que son prácticamente iguales al final el mejor será el que te deje un mejor sabor de boca, es decir, cual de ellos mostró un verdadero interés en ti, en tus necesidades, te escuchó, fue honesto contigo… en pocas palabras el que se aseguró que todo tu viaje, desde que los buscas hasta que tengas alguna duda o queja (en caso de haberla) fuera placentero.

Experiencia del usuario

Para lograr que esta experiencia sea lo que el cliente esperaba primero debes conocerlo.

Crea relaciones duraderas.

Debes comenzar a pensar en tu negocio como una persona con un nombre y un rostro al cual tus clientes se puedan dirigir, casi como un amigo.

¿Sabes si a tu cliente le gusta que le hablen por su nombre o por su apellido? Casi a todos nosotros nos gusta que nos hablen por nuestro nombre pues nos da sensación de familiaridad pero ante la duda no temas preguntar. De esta manera se verá tu interés en hacerlo sentir cómodo bajo sus propios términos.

Relaciones comerciales

Escúchalos.

Así como te «tomaste la molestia» de saber cómo les gusta que se dirijan a ellos, escucha sus opiniones, sus sugerencias y, sobre todo, sus quejas. Averigua qué está haciendo tu competencia y por qué sus clientes la aman o la dejaron.

Es importante que recuerdes que no sólo se trata de escuchar, el diálogo debe ser en ambas direcciones. Si ellos te dan una sugerencia hazles saber que fue de utilidad, que se tomará en cuenta y agradece su tiempo.

Escucha a tu cliente

Existen muchos canales mediante los cuales puedes obtener feedback de tus clientes:

  • Encuestas
  • Redes sociales
  • Puntos de venta
  • Grupos de discusión en internet
  • Atención a clientes

Aplica lo aprendido.

No sólo basta con que escuches a tus clientes, debes actuar en consecuencia.

Tanto tú, tu equipo y tu negocio deben ser sensibles a los cambios, después de todo, de nada te sirve saber qué quiere tu cliente si al final de cuenta no haces los cambios correspondientes.

Cambia de ruta

De esta manera no solo mejorarás tu negocio, sino que además tus clientes sabrán que los estás escuchando y que sus opiniones son importantes.

Cuida su confianza.

Una vez que tus clientes comiencen a confiar en ti, debes tener mucho cuidado en no perder esta confianza.

Se honesto, responsable, transparente, cumple tus promesas, dales seguimientos a sus compras, dudas o quejas y, si llega a haber un error de tu parte, reconócelo de manera humilde.

Uno de los mayores problemas que hay en el mundo de los negocios es el manejo de quejas. Es un tema que a nadie le hace feliz, ni al cliente le gusta tener razones para quejarse ni a tu negocio recibir una queja, sin embargo recuerda que son de los errores de donde más se aprende.

No cometas el error de «desaparecerte» cuando surja una queja, confróntala de manera amable y responsable. Si intentas evitarla lo único que lograrás es que tu cliente se sienta «traicionado» o abandonado y la queja solo se hará más y más grande. Estando en una era donde las redes sociales nos permiten expresarnos con todo el mundo, una mala calificación o comentario puede ser desastroso para tu reputación.

Crea confianza

¡Sorpréndelos!

Sorprendelos

¿Es el cumpleaños de uno de tus clientes? Nada te cuesta mandarles un mail o mensaje felicitándolos, ofréceles un descuento o, si tu presupuesto te lo permite, regálales algo. Tu cliente debe sentir que te importa él /ella como persona y no solo como número en una base de datos o dinero que entra.

Ve más allá, ofrece algo extra, dales un «plus». Todo esto es bien recibido por las personas además de que te distinguen de la competencia.

Al final del día todo se trata de recordar que tus clientes son individuos y, al igual que a ti, les gusta ser tratados de manera atenta y personalizada.

Trata a tus clientes como te gustaría que te trataran a ti.

¿Cuál ha sido tu mejor experiencia de compra?

¿Por qué lo fue?

¿Qué la hizo memorable?

¡Compártenos tus opiniones!